Chinos en Baja California

Pasaporte. Foto: Archivo Histórico del Municipio de Mexicali

Por José Luis Bobadilla Acosta

Taller de Historia de Tecate, A.C.

Los chinos eran personas tranquilas, trabajadoras, pero no eran gente sumisa como había afirmado la Real Orden de 3 de julio de 1847.

El 5 de julio de 1882, el Congreso de los Estados Unidos publicó la Ley de Exclusión en la que se estableció el cruce de población china hacia California como ilegal. Esto alentó al primer jefe Político de la entidad (1889-1892), general Luis Emeterio Torres, a solicitar el 23 de agosto de 1890, a Ildefonso C. Fuentes, el Juez de Paz de Tijuana, que avisara a aquellos mexicanos del distrito involucrados en el tráfico del peligro de ser aprehendidos por las autoridades y sentenciados a pasar un periodo en la cárcel. También le pidió que pasara a las autoridades de inmigración estadunidenses cualquier informe relacionado con los movimientos de los contrabandistas de chinos.

Pasarían algunos años para que se concretará el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación entre los Estados Unidos Mexicanos y el Imperio de China, el que se firmó el 14 de diciembre de 1899 en la ciudad de Washington, por medio de plenipotenciarios.

Sin embargo, se tiene registro que ciudadanos chinos ingresaron a nuestro país años antes de la firma del mencionado tratado, como los casos de:

Chan Fung Fong quien entro por Mexicali el 5 de julio de 1895 y trabajó como peón en el rancho de Chan On, ubicado en la Colonia Wisteria. Para 1933 era propietario de una lavandería en Los Algodones.  

El 17 de noviembre de 1898, Francisco L. Yuen, futuro dirigente de los nacionalistas recibió la carta de ciudadanía mexicana por naturalización, número 61.

El 22 de diciembre de 1908 se publicó la Ley de Migración con ello se creó en la república mexicana el Servicio de Inspección Inmigrantes, dependencia que inició su actividad un año después.

El Subinspector de Inmigración, según circular expedida el 4 de julio de 1910, tenía el deber de informar cada quince días a la Secretaría de Gobernación sobre los movimientos de inmigración y emigración que se registraran en la aduana fronteriza de Mexicali, del Distrito Norte.

INMIGRANTES CHINOS

Según los informes quincenales del administrador de la aduana en funciones de Inspector de Inmigración de Mexicali, entre el 16 de julio de 1912 y el 30 de junio de 1913, a cada uno de los inmigrantes se le levantó una boleta donde se registraron sus datos. De acuerdo con los registros, en ese periodo entraron 683 chinos.

Tin Woo Yee Ho, para 1929 trabajaba en el rancho “Sam Lee” ubicado en Cerro Prieto, propiedad de la “Colorado River Land Company”. Después aparece como comparatista de la sociedad agrícola On Lee Rancho, propiedad de la Colorado. Entró por Mexicali el 16 de septiembre de 1912.

Lam Ng Yock Fong Fong, cuando llegó era agricultor. Posteriormente fue empleado en la casa comercial en abarrotes, propiedad de Sam Ming. Entró por Mexicali el 10 de octubre de 1912. Para 1933 tenía 49 años.

El 10 de julio de 1913, Ismael Pizarro Suárez, abogado establecido en la ciudad de México, por medio de una carta dirigida al Secretario de Gobernación, y en nombre de la “Compañía de Terrenos del Río Colorado, S. A.” (Colorado River Land Company, S. A.), afirmaba que a través de un telegrama de Harry Chandler, presidente de la mencionada compañía, éste le hacía saber que: Agentes de inmigración en Mexicali se rehúsan a admitir chinos trabajadores para los plantíos de algodón, que llegarán mañana de Hong Kong.

Ante esta situación, el 12 de julio de 1913, el subinspector de inmigración informaba que, según la Ley de Inmigración, en su artículo tercero, fracciones de la I a la IX, donde se señala con claridad a los extranjeros que no se les debe permitir la entrada al país, se estaba aplicando para este caso mencionado, el artículo 21, relativo a la entrada de inmigrantes trabajadores en número no mayor de 10, los cuales solo podrían ingresar por los lugares autorizados para ello.

El 12 de julio de 1913, por medio de un mensaje telegráfico, el subjefe de Gobernación, Rafael Martínez Carrillo, sugirió al subinspector de Inmigración que permitiera la entrada a los trabajadores chinos de la “Compañía de Terrenos del Río Colorado”, nombrando a un médico para que realizara el reconocimiento previsto por la ley.

MEXICANOS POR CHINOS

El diario “La Voz de la Frontera”, del 13 de septiembre de 1913, dio a conocer la siguiente información :

“Se nos ha informado de fuente fidedigna que los disturbios habidos últimamente por el rumbo de Mexicali se deben únicamente a que la “Compañía de Irrigación del Río Colorado”, dio de baja a todos los operarios mexicanos que había empleado y que pasaban de 500, sustituyéndolos por chinos, que en furgones cerrados y sellados metió por vía de San Francisco”.

El 2 de julio de 1914, el mayordomo era R. E. Kesse, quien era el encargado de la construcción; los campamentos de trabajadores se establecían conforme la vía avanzaba; los trabajadores formaban cuadrillas para dividirse el trabajo; había chinos, hindúes, griegos, así como mexicanos e indígenas.

Estas acciones (contrabando y preparación de enervantes) proliferaron en la zona de Mexicali, Calexico y El Centro, donde el 3 de noviembre de 1914, se detectaron bandas que se dedicaban al tráfico de substancias enervantes.

Min Chiu Ta, para 1933, se registraba como agricultor por su cuenta en terrenos de Jesús Hernández, ubicados en la subdelegación de Cerro Prieto. Entró por Mexicali el 18 de julio de 1918. Para 1933 tenía 34 años.

Posteriormente, el 11 de septiembre de 1918, se aclaraba que sólo los que tuvieran cultivos serían obligados a pagar este impuesto (10 centavos oro nacional por cada hectárea que tuvieran, y cinco centavos por las que tuvieran fuera del valle).

SUSPENSIÓN DE INMIGRANTES CHINOS

El 10 de septiembre de 1919, también quedó suspendida la inmigración de chinos, por lo menos en el nivel diplomático, en todo el territorio bajacaliforniano.

Lee Leon See Fun, socio de un terreno agrícola ubicado Wisteria y rentado a Carlos Gama. Entrò por Mexicali el 10 de octubre de 1919. Para 1933 tenía 29 años.

Finalmente, el 23 de octubre de 1919, las instrucciones para aplicar las medidas de protección quedaron a cargo de la Comandancia de la 2da. Zona Militar, que se localizaba en Tijuana.

Para el 23 de octubre de 1919, los transportistas estaban sumamente preocupados porque tenían alrededor de 400 inmigrantes detenidos, de los cuales se les podía responsabilizar por su manutención, al no autorizarse su ingreso.

ESTEBAN CANTÚ JIMÉNEZ

El 25 de octubre de 1919, Casey Abbott, alcalde de Calexico, envió un telegrama a Roberto Lansing, quien a su vez lo envió a William Kettner en el Congreso de Estados Unidos “(…) protestando contra la negativa del gobernador, el coronel Esteban Cantú Jiménez, a permitir la entrada de 300 inmigrantes chinos, detenidos en San Francisco.

El 27 de octubre de 1919, Casey Abbott recalcaba que de no regularizarse la situación (chinos detenidos) sufriría grandes pérdidas.

PERMISO DE ENTRADA

En tanto, el 13 de diciembre de 1919, la embajada estadounidense en México, informaba a los transportistas que la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana estaba tratando de llegar a un arreglo directamente con la Legación China, con la finalidad de permitir la entrada de los inmigrantes detenidos en Nogales, y en diferentes lugares del Estado de California.

LUIS M. SALAZAR

Después de los acontecimientos que se dieron en torno a la salida del coronel Esteban Cantú Jiménez, del Distrito Norte de la Baja California el 18 de agosto de 1920, Luis M. Salazar se hizo cargo del gobierno del Distrito.

El presidente, en mensaje fechado el 31 de agosto de 1920, autorizó al gobierno de Luis M. Salazar seguir cobrando los impuestos establecidos por la anterior administración para “irlos suprimiendo paulatinamente de modo que la hacienda local no sufra el desequilibrio que ocasionaría la supresión total de los referidos gravámenes y los trastornos que traería consigo, tanto en el orden político como en el económico, la paralización de golpe de fuertes ingresos”.

ABOLICIÓN DE IMPUESTOS

A través de la Asociación China, durante todo el año de 1921 solicitaron la abolición de los impuestos de Beneficencia, instrucción pública e impuestos personales.

Durante 1921, de acuerdo con el censo levantado en el Distrito, había una población de 23, 537 habitantes, de los cuales 4, 550 eran extranjeros y de estos, 2, 789 chinos.

ÁLVARO OBREGÓN SALIDO

El 11 de julio de 1922, Francisco L. Yuen detenido en la inspección de policía, Juan Sánchez Azcona, se comunica con Álvaro Obregón y este le telegrafía a Fernando Torreblanca (27) para que no se expulse a Francisco L. Yuen hasta su regreso.

El 12 de julio de 1922, Fernando Torreblanca suspende su expulsión hasta el regreso de Álvaro Obregón.

El 18 de julio de 1922, Francisco L. Yuen es apresado en la ciudad de México.

El 20 de julio de 1922, Francisco L. Yuen agradece a Álvaro Obregón, su libertad y la detención de su expulsión mientras toma una decisión.

El 22 de agosto de 1922, José Obregón se desempeña como presidente municipal de Hermosillo.

Además, el 25 de agosto de 1922, los chinos instalaron centros recreativos permitidos por las leyes mexicanas.

El 11 de septiembre de 1922, se le propone a Francisco L. Yuen cambie su residencia a otro lugar, excepto los estados de Sonora y Sinaloa.

Cheem Leo Fon, socio en el rancho de Lung Hung Wo, localizado frente al rancho Pascualitos, Cerro Prieto, arrendatario de la “Colorado River Land Company”. Entró por Mexicali el 15 de septiembre de 1922. Su esposa e hijo se encontraban en China. Para 1933 tenía 39 años.

El 20 de septiembre de 1922, Francisco L. Yuen acepta vivir en la ciudad de México.

Así lo dan a conocer en un desplegado publicado el 10 de octubre de 1922, dirigido al pueblo y gobierno del Territorio Norte de la Baja California.

Ni Ye Won, primero agricultor, para 1933, era administrador de la lavandería “Chong Woo”. Entrò por Mexicali el 10 de noviembre de 1922.

El 22 de noviembre de 1922, Francisco L. Yuen encabeza la lista de 43 chinos a los cuales, según acuerdo de la Secretaría de Relaciones Exteriores, se le expulsaría por su responsabilidad en sucesos sangrientos.

Álvaro Obregón le dice al inspector general de policía que Francisco L. Yuen debe permanecer en libertad hasta nueva orden.

El 6 de diciembre de 1922, Juan Sánchez Azcona, informa a Álvaro Obregón, que Francisco L. Yuen iba a ser expulsado por Chiapas.

Álvaro Obregón le dice al inspector general de policía que Francisco L. Yuen debe permanecer en libertad hasta nueva orden.

El 8 de diciembre de 1922, en cambio el otro grupo, el tradicionista, conserva el viejo odio contra todo lo que no es chino y en los pases en que viven solo se consagran a obtener los mayores provechos posibles sin fijarse en los medios, y cultivan tenazmente los antiguos vicios de disolución, quebrantando las leyes y los reglamentos de policía, según puede comprobarse en numerosas actas levantadas en inspecciones y comisarías.

Por lo cual Francisco L. Yuen, el 8 de diciembre de 1922, aceptó vivir en la ciudad de México, al mismo tiempo que proporcionaba información a la Secretaría de Gobernación sobre asuntos de la colonia china del noroeste.

El 16 de diciembre de 1922, Francisco L. Yuen le escribe a Álvaro Obregón.

Aun cuando las llamadas civilizaciones oriental y occidental son fundamentalmente distintas, nosotros los revolucionarios mexicanos, debemos tener nuestra simpatía por el Partido Nacionalista Chino ya que busca un mejoramiento efectivo para su pueblo y un acercamiento más efectivo con todos los países del globo.

El 28 de septiembre de1923, Antonio Yee, primo de Francisco L. Yuen, promueve un juicio de amparo en Tijuana, Baja California, a favor de Yuen, contra actos del Gobernador del Distrito y el inspector general de la policía en Mexicali, quienes querían aplicarle la orden de exclusión.

El 5 de octubre de 1923, el juez primero de distrito resolvió el amparo a favor de Antonio Yee, primo de Francisco L. Yuen, porque tenía carta de ciudadanía.

Lay Fu Wing, para 1933 trabajaba en una parcela que tenía rentada, en la cual sembraba verduras, ubicada en las inmediaciones de la Estación Sesbania. Entró por Mexicali el 8 de agosto de 1924. Para 1933 tenía 36 años.

El 1 de septiembre de 1924, el reglamento escrito en chino había sido traducido por el intérprete del Ayuntamiento de Mexicali, Salvador Ch. Cond. (Sic).

ABELARDO L. RODRÍGUEZ

En un informe de Abelardo L. Rodríguez (35), dirigido al secretario de Gobernación el 7 de octubre de 1924, le menciona una traducción oficial del reglamento secreto de la Chee Kung Tong, mismo que fue recogido en un cateo que se practicó en el edificio que ocupaba la sociedad en Mexicali.

MASONES CHINOS

A su vez, la logia Chee Kung Tong solicitó garantías y protección para los masones chinos radicados en Sonora y Baja California, ya que para finales de octubre de 1924 muchos de sus miembros se encontraban presos, “víctimas de políticos chinos nacionalistas”.

Informe que L. Y. Wong, miembro de la Chee Kung Tong, envió al encargado de negocios de la República de China, fechada en Mexicali, el 31 de octubre de 1924:

“La mazonería Chee Kung Tong y la mafia Lung Sing Tong eran enemigas acérrimas, porque, al parecer, los masones estorbaban a los de la mafia para lograr el desarrollo y prosperidad de los fumadores de opio y casas de juego”

Mientras los seguidores de la Logia afirmaban el 12 de noviembre de 1924, que: “antes la colonia china era pacífica y que los desórdenes habían sido provocados por los revolucionarios de la Liga Nacionalista”.

El 14 de noviembre de 1924, un mes después de que Abelardo L. Rodríguez, enviara a las autoridades federales lo que supuestamente era el reglamento de la Chee Kung Tong, el Departamento Diplomático de la Secretaría de Relaciones Exteriores remitió al subsecretario de Gobernación, una copia del informe que la Chee Kung Tong de Mexicali habìa enviado a la legación de la capital, sobre las actividades de la Lung Sing Tong.

El 18 de noviembre de 1925, Rafael Maffey, importante miembro de la colonia china de Mexicali, acompañado de miembros de la misma comunidad, acudió al palacio de gobierno a solicitar la certificación del acta constitutiva de la asociación de agricultores que se llamaría, la Cámara Agrícola China del Distrito Norte de la Baja California.

La Cámara Nacional de Comercio, para el 3 de diciembre de 1925, sostenía que la contribución personal solamente se aplicaba a los chinos, japoneses e hindúes.

Chi Wah Sing, nació el 9 de agosto de 1926 en Mexicali, era hijo de Alfonso Chi, chino de 32 años, comerciante originario de Cantón y María Fimbres, mexicana dedicada al hogar, de Moctezuma, Sonora. Ambos estaban radicados en Tijuana. Registrado el 10 de marzo de 1930 en Tijuana.

El 17 de septiembre de 1926, H. F. Arthur Schenfeld, por medio de un comunicado confidencial fechado en la ciudad de México, informò al secretario y subsecretario de Estado en Washington, sobre la conclusión de un modus vivendi entre los gobiernos de China y México.

EXPULSIÓN DE CHINOS Y SOVIÉTICOS

El 15 de julio de 1927, se expulsan a los miembros del Partido Comunista Chino del Kuo Ming Tang, los comunistas regresan a la clandestinidad y los consejeros soviéticos también son expulsados.

Rafaela Lem nació el 22 de julio de 1928 en Zaragoza, Tijuana, hija de Lew Yen, chino de 38 años, comerciante originario de Cantón y Rafaela Ley de Lem, china de 21 años originaria de Cantón. Los abuelos también eran originarios de Cantón. Fue registrada el 30 de julio de 1928 en Tijuana.

ANTIASIÁTICOS

El 20 de septiembre de 1930, se organizó la Liga Nacionalista Antiasiática en Tijuana.

Asociación China, Foto: Archivo Histórico del Municipio de Mexicali

Es revalidada la tarjeta “Padrón de Inmigrantes” número 777, expedida por la Delegación de Migración, el 22 de noviembre de 1930, en la que consta que Tin Woo Yee Ho se internò en el país en abril de 1915.

El 9 de diciembre de 1930, R. Hubert, agente de pasajes de la “Canadian Pacific”, afirma que era una práctica común (exigir a los chinos pasaje doble por si tienen que repatriarlos) de todas las compañías aún la Nippon Yusen Kaisha.

El ingreso más antiguo registrado corresponde al 15 de agosto de 1899, y el último el 5 de septiembre de 1931 según información del mismo chino, quién acudió, a principios de los años treinta a registrarse voluntariamente, afirmando haber entrado por Mexicali.

AGUSTÍN OLACHEA AVILÉS

En total, el gobernador Agustín Olachea Avilés, mencionaba, el 18 de agosto de 1932, siete campamentos agrícolas vigilados por el gobierno, en los que se habían sembrado 8,000 hectáreas de algodón, 260 de maíz y 70 de frijol, todo con mexicanos y capital mexicano.

El 10 de octubre de 1932, el oficial mayor, Òscar E. Duplàn de la Secretaria de Relaciones Exteriores, comunicó al subsecretario del despacho de Gobernación.

Comunicado del cónsul Mauricio Fresco al secretario de Relaciones Exteriores, fechado en Shanghái, China, el 20 de noviembre de 1934: “Informa, además, que las mujeres pueden conservar la nacionalidad que tenían al nacer”.

El 4 de diciembre de 1934, se realizó una junta con 28 miembros en el puerto de Ensenada, en el Molino “Olas Altas”.

El 4 de diciembre de 1934, se integró el Comité Anti chino de Ensenada, cuyo objetivo fue planear la organizar una “campaña contra los chinos indeseables, raza que a grandes pasos perjudica el comercio en general (…)”.

Oficio enviado por la Liga Nacionalista al secretario de Gobernación, el 5 de julio de 1935:

“Como a pesar del tiempo transcurrido, el C. Gral. José Agustín Olachea Avilés, gobernador de este Territorio, no ha podido, ni podrá justificar los cargos indebidos que hizo a los componentes de esta Liga (…) cargos que afectan no solo a la corporación sino también a las personas que la integran, o de lo contrario, que retire esos calumniosos cargos, que solo le sirvieron para sincerarse ante el C. Presidente de la República de sus incalificables atropellos a los desventurados habitantes de este girón de nuestra patria, que tiene la desgracia de contar con un gobernante incapaz e inepto y falto de aspiraciones mexicanistas”.

Participación de la colonia china en el desfile del 16 de septiembre de 1936.

El 6 de octubre de 1937, la CROM hizo público un manifiesto en Mexicali, pidiendo la expulsión de los extranjeros.

Finalmente, las instrucciones para aplicar las medidas de protección quedaron a cargo de la Comandancia de la 2da. Zona Militar, que se localizaba en Tijuana.

Después de 1937, en el valle predominarían los ejidos y las colonias; en 1938, se cambiaron los nombres de colonias, ranchos y estaciones por el nombre más genérico de ejidos.

El 3 de otubre de 1939, Wong Tlu Sun Chang, era el representante legal de la compañía “Wong Tlu Sun Chang y Cía.”.

Para el 26 de octubre de 1940, la Asociación Nacional de Comerciantes en Pequeño denunciaba que los asiáticos residentes en Tijuana habían monopolizado el comercio y la agricultura: “Nuestros nacionales no gozan del crédito de ninguna institución en la proporción de que disfrutan los asiáticos, de sus propios connacionales acomodados”.

Tercera Convención Territorial Masónica Chee Kung Tong, Tijuana, B. C., 30 de noviembre de 1943. Asociación China de Tijuana.

Las Leyes de Exclusión permanecieron vigentes hasta el 17 de diciembre de 1943, cuando, debido a la alianza militar entre Estados Unidos y China, el presidente Franklin Delano Roosevelt, firmó la Ley Magnusen, que permitió la entrada al país de 105 inmigrantes chinos al año.

Posteriormente, esta reglamentación fue incorporada sucesivamente en la Ley General de Población de 1936, en el Nuevo Registro de Extranjeros de 1941, en la Ley General de Población del 27 de diciembre de 1947, y en la Ley General de Población del 11 de diciembre de 1974.

El 1 de octubre de 1949, los comunistas chinos, guiados por Mao Tse Tung (56), controlan por completo el territorio continental de China y fundan la República Popular de China.

Rodolfo Escamilla Soto, el primer presidente municipal de Mexicali ya cuando Baja California era estado libre y soberano, aseguraba que los chinos seguían siendo hacia 1955 uno de los pilares económicos de la capital del estado.

Así lo escribió Jordi Barbeta en su artículo “Los Chinos Estrenaron la Xenofobia en EE.UU.”, el 8 de agosto del 2017.

2 comentarios

  1. La comunidad china en Baja California y en especial en Tecate y Ensenada fueron pilares fundamentales del desarrollo en nuestra comunidad ellos, junto con otras muchas comunidades del oriente trajeron costumbres hoy muy arraigadas en la península, hubo también muchas injusticias contra de ellos aprovechadas por los comerciantes nacionales que tampoco eran precisamente originarios de aquí.

    • En efecto, la aportación de los migrantes chinos y posteriormente sus descendientes fue y sigue siendo muy importante para el desarrollo de Baja California. Gracias por tu comentario Adolfo Savin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s