Joaquín Murrieta Orozco. El bandido – patriota

 Por: Prof. José Luis Bobadilla Acosta

Taller de Historia de Tecate, A. C.

Joaquín Murrieta Orozco

Joaquín Murrieta fue registrado como bautizado en Sonora, México, en 1830; siendo todavía un adolescente, se casó y emigró con su esposa a California (1848).

Que Joaquín Murrieta vivió un tiempo en Tecate, no es de dudarse ya que en el contenido de la obra  habla también de un tal Jesús Félix, que era hermano de Carmen, esta esposa de Joaquín Murrieta, lo que da margen a la probabilidad de que el legendario personaje en una de sus andanzas permaneció en Tecate por algún tiempo en la casa de su cuñado Jesús, quien recibió por parte del gobierno en el reparto de parcelas la número 16, donde estaba la construcción de la casa grande del rancho, con fragua y caballerizas de aquel glorioso pasado donde floreció el conocido Rancho de “Los Félix”. En la fiebre del oro intentó la prospección, al igual que miles de otros inmigrantes sonorenses.

Los mineros yanquis presionaron a la legislatura en Sacramento en 1850 para que aprobara la Ley Greaser (su título oficial) y la Ley de Mineros Extranjeros en un intento de expulsar a los mexicanos.

La banda de los Joaquines

Imposibilitado para ganarse la vida legalmente, Murrieta se convirtió en el líder de una banda llamada “Los cinco Joaquines”, formada por Murrieta, Joaquín Botellier, Joaquín Carrillo, Joaquín Ocomoreña y Joaquín Valenzuela.

En esa época se habían formado otras bandas, como la famosa Guadalajara o la de Mariposa, la de Narrato Ponce, la del bandido Leiva o la de Tiburcio Vásquez, y la de Murrieta junto a «Juan Tres dedos».

Entre 1850 y 1853, estos hombres, al lado de la mano derecha de Murrieta, Manuel García, conocido como “Jack Tres Dedos”, fueron responsables de la mayoría de asaltos, robos y asesinatos que se cometieron en el área de Mother Lode, en la Sierra Nevada.

Se les ha llegado a atribuir el robo de más de 100 000 dólares en oro y de más de cien caballos, el asesinato de 19 personas (la mayoría de ellos mineros chinos) y de haber escapado de tres procesos (posse comitatus), habiendo matado a tres oficiales.

Hasta el momento, no hay consenso acerca del nombre del líder de este grupo, por lo que simplemente se le ha llamado Joaquín, además nunca se supo si se trataba solo de una banda o si había otras.

Se supone que la banda era apoyada y protegida por californianos, entre ellos Robert Livermore.

El 11 de mayo de 1853, siendo gobernador de California John Bigler, se firmó un acuerdo legislativo que creaba a los Rangers de California al mando del capitán Harry Love (un ex ranger tejano), cuyo propósito era arrestar a los “Cinco Joaquines”.

El salario de estos rangers era de unos 150 dólares pero, además, tendrían la opción de ganarse entre todos una recompensa de 5,000 dólares en caso de que se lograra la captura de Murrieta.

El 25 de julio de 1853, un grupo de estos rangers se encontró con unos mexicanos cerca del Paso Panoche, en el condado de San Benito, a unos 50 km de Mother Lode y, como cabía esperar, hubo un enfrentamiento en el que dos de los mexicanos murieron y los rangers afirmaron que se trataba de Murrieta y de García.

Los rangers le arrancaron una mano a García y la cabeza a Murrieta como evidencia de sus muertes y las colocaron en un jarrón conservándolo en brandy, para luego llevarlo a Stockton, San Francisco y, finalmente, por toda California, donde los espectadores podían observar los restos, a cambio de un dólar.

Diecisiete personas identificaron los restos como de Murrieta, por lo que Love y sus rangers recibieron el dinero de la recompensa. Sin embargo, una joven mujer que aseguraba ser hermana de Murrieta afirmó que la cabeza no le pertenecía a su hermano pues carecía de una cicatriz característica.

Asimismo, se reportaron numerosos avistamientos de Murrieta después de su supuesta muerte. Muchas personas criticaron a Love por haber exhibido la cabeza de Murrieta en ciudades muy alejadas de los campos mineros en donde Joaquín habría sido reconocido fácilmente. Incluso se llegó a decir que Love y sus rangers inventaron la historia de la captura y muerte de Murrieta para cobrar la recompensa.

El 28 de mayo de 1854, la Legislatura del Estado de California votó para recompensar a los Rangers con otros $ 5,000 por su derrota de Murrieta y su banda. La supuesta cabeza de Murrieta se perdió durante el terremoto de San Francisco de 1906.

Poster en el que se anuncia la exhibición de la supuesta cabeza de Murrieta, hacia 1853

Propuesta presentada por Jorge Martínez Zepeda, octubre de 1892 (sin día determinado) con base en el plano de octubre de 1892 de la Colonia de Tecate y el censo levantado en la Colonia Agrícola de Tecate, el 27 de noviembre de 1892, con miras a formar un padrón electoral. El total de habitantes fue de 229 (125 eran adultos y 104 niños menores de 15 años). Aquí detectamos 36 familias tecatenses y a 39 integrantes de la colonia agrícola, según el plano de 1892.

Las familias son:

Arguilez, Béjar, Caperón, Carmelo, Castro, Contreras, Cota, Chávez, Demara, Díaz, Downey, Espinoza, Federico, Félix, Flores, Gallego, González, Gortari, Grijalva, León, López, Martínez, Monje, Morales, Murrieta, Ortega, Salazar, Samaniego, Sandoval, Silva, Soto, Valencia, Valenzuela y Villagrana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s