Los Cerveceros

Foto de Cottonbro, tomada de: https://www.pexels.com/es-es/foto/hombre-playa-manos-amor-5538169/

Por Emilio Sánchez Pérez / Cronista de Tecate

En memoria de empresarios, trabajadores, empleados de confianza, vigilantes, malteros y cerveceros, que dedicaron etapas muy valiosas de sus vidas; que en conjunto vieron florecer esta noble empresa cervecera.

Es una página de la historia, en la que, hasta el momento en mis investigaciones no he localizado nada escrito con respecto al tema, lo que me permite opinar y pensar que es un campo virgen, muy rico para explorar y aportar algo nuevo al pueblo de lo consultado en sus fuentes.

Dos senderos muy probablemente nos lleven a lograr el objetivo:

a) Entrevistar si es posible, a hijos y nietos de la primera generación de trabajadores pioneros de cervecería, para conocer su origen y publicar brevemente un trabajo biográfico y destacar lo importante que fue para el pueblo el arribo de estas familias.

b) Consultar detenidamente, con tranquilidad, sin prisa, los Contratos Colectivos de Trabajo, que eran revisados cada dos años en el mes de abril, en el cual quedaba plasmado claramente sin trinquetes, marrullerías ni transas los derechos y obligaciones de ambas partes “obrero-patronales”.

De estos contratos, el Taller de Historia de Tecate, A. C. cuenta con una copia tomada del original (primer contrato impreso en el año de 1945, propiedad del señor Gregorio González Valle -ex trabajador jubilado  de cervecería-) quien falleciera en los últimos días del mes de mayo, por lo que los integrantes del Taller de Historia de Tecate, A.C. y personalmente como amigo de la familia, nos unimos a su pena, deseado una pronta resignación y consuelo por la tan lamentable perdida de su ser querido.

De los contratos colectivos de trabajo contamos con algunos en los archivos del Taller de Historia, de los que trataremos publicar algunos trozos de su contenido y al menos dar a conocer qué personajes de acuerdo al periodo en curso, guiaban los destinos de esa importante agrupación.

Para conocer un poco más del tema elegido en esta ocasión, bien vale remontarnos a los últimos años del siglo XVIII o los primeros del siglo XIX (época en que se estima hicieron su arribo los hermanos Aldrete), que mucho se relacionan directa o indirectamente con lo que hoy se escribe. De lo rescatado con respecto a esta familia, se sabe que fueron tres hermanos los que llegaron a América procedentes de España y se establecieron en los Altos de Jalisco.

La genealogía como ciencia auxiliar de la historia, es muy interesante pero muy compleja. Exige tiempo y recursos para su estudio, si es que se desea obtener buenos resultados, en este caso especial sólo tomaremos genealógicamente a Marcos Aldrete y sus descendientes.

Marcos, uno de los tres hermanos se casó con Rita Gómez. De esa unión matrimonial nacieron tres hijos: Cleto, José Francisco Agustín de los Dolores y María. Cleto, el primogénito de este matrimonio, contrajo nupcias con Rosa de la Mora Gómez. Seis retoños hicieron más fuerte el árbol genealógico de esta pareja, entre ellos nació José Antonio Aldrete, de la Mora.

Este, en busca de nuevos horizontes viajó a Sinaloa, donde conoció y eligió como esposa a Francisca Solís Morales. De este matrimonio nació en Mazatlán, Feliciano Aldrete Solís, en el año de 1841. A esta familia se le acredita haber incursionado en el giro comercial y de transporte de pasajeros, que viajaban de Sinaloa a la Nueva Galicia, actividad que operaba con mulas y diligencias.

Para 1877 ya se tienen noticias de don Feliciano en la Península de Baja California, año en que se une en matrimonio a Luisa Palacio, el día 7 de enero en la ciudad de la Paz. Con esta unión da inicio la historia de la familia Aldrete Palacio.

De los hijos que procrearon se citan en el orden de su nacimiento: Enrique, quien nació el 12 de octubre de 1878, María Luisa del Carmen, quien nació el 11 de diciembre de 1880 y José Lamberto, quien nació el 15 de abril de 1881. Todos ellos atendidos por el Registro Civil de la ciudad de la Paz.

Por compromisos de trabajo, la familia Aldrete Palacio se vio en la necesidad de cambiar de ciudad, se ausentaron de la Paz, para establecerse en Ensenada, donde nacieron los demás miembros de la familia.

El primero en nacer en la bella cenicienta fue: Francisco Jorge Pilar Trinidad. Nació el 12 de octubre de 1882.

Luis Luciano nació el 22 de julio de 1884.

Alfonso Maximiliano, y María Luisa Modesta, gemelos nacieron el 10 de mayo de 1887.

Víctor Alberto, nació el 6 de marzo de 1892.

Como claramente se aprecia en lo antes citado, los siete hijos que integraron la familia. Víctor Alberto, fue el menor, personaje loable, de amplia y reconocida trayectoria.

Hombre generoso y gran benefactor, como bien lo testifican las familias de antaño que tuvieron el privilegio de conocerlo y tratarlo.

Su gran espíritu emprendedor, de hombre visionario lo llevó a crear grandes fuentes de trabajo, generando así, empleos dignos y bien remunerados de mucho beneficio para la mayoría de las familias tecatenses.

Las empresas de don Alberto Aldrete Palacio, estaban integradas por:

La Maltera.

Fábrica de aceites vegetales.

Aguas gaseosas “Laim Cola”.

Cervecería.

La Jabonera “AVA” (Alberto Víctor Aldrete).

La Petrolera del Pacífico.

El establecimiento de esas fuentes laborales, literalmente fue un imán que atrajo familias de diversas entidades federativas, principalmente del estado de Sinaloa (lugar donde aún había ramificación de estas familias españolas, parientes del empresario Aldrete).

Para los años veinte, Don Alberto Aldrete ya tenía presencia en Tecate, donde se cree que inició su carrera como empresario industrial.

En 1942 se aperturan los trabajos de construcción de la planta cervecera.

Entre los entrevistados, están don Andrés Bañuelos y don Alfredo Rebelín Ruíz -protagonistas de esta importante etapa en la que se desarrollaron los trabajos- a los que gracias a sus valiosas aportaciones nos ha sido posible conocer un poco más al respecto del tema. Pero lamentablemente, ellos y otros más a los que se les ha aplicado la metodología de la entrevista, no han precisado cuántos aproximadamente fueron los trabajadores que se ocuparon en esta obra.

La mayoría de los entrevistados tuvieron la misma respuesta: “eran muchos trabajadores”.

Lo que sí es importante, es que en este periodo apareció, un ícono del pueblo, patrimonio cultural intangible: El “silbatazo de cervecería” que con su accionar vino a regir un tanto la vida cotidiana del pueblo. Su función era que los trabajadores de la obra tuvieran un horario específico: A las 7.00 a.m. iniciaba la jornada de trabajo, el silbatazo de las 12.00 era el de la hora de los alimentos, a la 1.00 p.m. era el retorno de los trabajadores a continuar las labores; a las 4.00 de la tarde, el último silbatazo del día era el que marcaba la terminación de la jornada laboral.

Con el paso del tiempo, el silbatazo de cervecería, icono del pueblo sufrió unos cambios. Estos se aumentaron por necesidades que surgieron cuando cervecería entró en operaciones.

Se implementaron los silbatazos de las 6:15, 6:30 y 9:30; todos justificables de acuerdo a los turnos y áreas de trabajo. Pero este no se hacía accionar solamente por cuestiones de trabajo, sino que también operaba cuando había un incendio en el pueblo.

El personal de bomberos de la empresa salía inmediatamente en plan de auxilio, también se hacía accionar cuando un trabajador moría, en señal de duelo y despedida.

De este tema del silbatazo (o pitido de cervecería -como también así fue identificado por la población-), hay mucho más que aportar, pues está vinculado con los cerveceros, y desde luego íntimamente con los vigilantes o veladores. Eran ellos los que tenían el compromiso de hacerlo accionar.

En la próxima edición publicaremos la fecha de la constitución del Sindicato de Cerveceros y quienes fueron sus integrantes y breves datos biográficos de algunos trabajadores.

El respaldo biográfico de este artículo está fundamentado en:

Martínez, Pablo L. Guía Familiar de Baja California. 1700-1900. México: Editorial Baja California, 1965.

Dr. Piñera Ramírez, Maestro Jorge Martínez Zepeda. Guía Familiar, 1901-1905.

Héctor Mejorado de la Torre. Tesis para obtener el grado de Maestría en Historia, dedicada a “Alberto V. Aldrete. Trayectoria empresarial y sus vínculos con la elite política 1914 – 1948”, Tijuana, Baja California a 11 de agosto de 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s