Por Héctor Mejorado de la Torre

Hace diez años tuve el honor de ser invitado a formar parte del equipo de autores para el libro de texto La entidad donde vivo. Baja california. Tercer grado. La indicación fue clara, se requería que le nuevo libro de Historia y Geografía de la entidad tuviera menos información que su antecesor, más ilustraciones y actividades de aprendizaje.

Para lograr la meta el equipo se conformó por siete personas: la Coordinación general del proyecto la asumió María del Socorro Acevedo Ramírez, Licenciada en Historia con Maestría en Educación; la Coordinación editorial y cuidado de la edición recayó en Elba Elizabeth Sánchez González, recién egresada de la Licenciatura en Comunicación pero créame usted que realizó su tarea de manera extraordinaria; la investigación y redacción estuvo a cargo de Jesús T. Zavala Pulido, Thania Cristal Ayala Salazar, Patricia Nungaray González, Fabiola Díaz Guzmán y Héctor Mejorado de la Torre. De ellos, los cuatro primeros Licenciados en Educación Primaria con algunos años de experiencia, además Jesús, Thania y Patricia con Maestría en Psicoterapia de Niños; en mi caso Licenciado en Historia y por mi trabajo con buen conocimiento de los acervos fotográficos y documentales, no experto en el tema, pero lo suficiente para ubicar el material necesario, por ello también me asignaron la tarea de la Investigación Iconográfica.

Como usted pude ver, era un equipo experto en sus áreas de trabajo, pero ninguno con experiencia en diseño editorial. Con una cámara fotográfica en calidad de préstamo, unos vales de gasolina y ganas, eso sí, muchas ganas de cumplir exitosamente este compromiso iniciamos está labor a prueba y error. Con el tiempo acotado, sin presupuesto, pero con la bendición de las autoridades federales y estatal del sistema educativo, iniciamos la aventura.

Fueron meses de arduo trabajo, después de cumplir con nuestras jornadas laborales continuábamos con la redacción del libro, desde luego que también tuvimos que sacrificar fines de semana para cumplir con los tiempos.

Tengo que reconocer que a mí me tocó la tarea más placentera. Visitar algunos acervos fotográficos y documentales para obtener las imágenes requeridas, pero conforme los bloques del libro avanzaron y la información fue más contemporánea me vi en la necesidad de tomar la cámara – aquella que ISEP nos facilitó en calidad de préstamo -, subirme a mi carro y recorrer las cabeceras de los 5 municipios del estado para tomar las fotografías necesaria. Desafortunadamente el tiempo y el presupuesto no alcanzó para recorrer los extensos municipios de Ensenada y Mexicali.

Sin embargo, unos años antes (2008) el Instituto de Investigaciones Históricas inició un extraordinario proyecto -en el marco del Bicentenario del inicio de la lucha de Independencia y el Centenario del inicio de la Revolución – la producción de una serie de documentales que dieran cuenta de las diferentes etapas de la historia de Baja California. Para ello fue necesario recorrer la península para filmar en los lugares icónicos de la historia regional. La ruta estuvo a cargo del Mtro. Jorge Martínez Zepeda, Investigador del Instituto, en dicha expedición tuve la fortuna de ser el chofer designado. Con mochila al hombro, una pequeña cámara digital, varias tarjetas de memoria y un arsenal de baterías tuve la oportunidad de fotografiar las misiones, los paisajes naturales, la flora, la fauna, amaneceres y atardeceres en diversos puntos de la península sin saber qué año y medio después me serian de gran apoyo en el proyecto del libro de texto.

Posteriormente, en diciembre de 2009 realizamos un recorrido familiar también a lo largo de la península, con ello acrecenté el acervo fotográfico iniciado un año atrás, imágenes que ilustrarían algunas de las páginas del libro de texto La entidad donde vivo. Baja california. Tercer grado.

Conforme el trabajo avanzó nos dimos cuenta que el entusiasmo y trabajo extra no era suficiente, era necesario elaborar mapas, ilustraciones y sobre todo el diseño del libro. Prácticamente sin el apoyo de las autoridades educativas estatales del momento y sin presupuesto empezamos a ampliar el equipo editorial con la colaboración de amigos y familiares quienes se sumaron al esfuerzo donando su tiempo y su trabajo.

Se integraron Javier David Parra Orona y Alejandra Moreno Acevedo, jóvenes que tuvieron la responsabilidad del Diseño gráfico y formación editorial; José Antonio García Nieta, también diseñador, se encargó de la cartografía. Así, como si fuera un curso intensivo de diseño editorial el trabajo fue avanzando y tomando forma.

Conforme los días pasaban nos enfrentamos a otro contratiempo, nos faltaba material gráfico para ilustrar algunos. Con el tiempo encima y sin la tecnología que hoy en día tenemos en materia de internet y redes sociales -hace diez años la manera más rápida de comunicación era el correo electrónico, las plataformas de mensajes eran muy incipientes y tenían varias limitaciones-, nuevamente las redes de amistades con talento para dibujar nos sacaron del apuro. Roxana Díaz Guzmán, Roberto Zea Macarty, Angélica Ivonne Larraguibel Castro, Alejandro Jara López, Diana Andrea Fuentes Salinas y German Rubio Sierra tomaron sus lápices, pinceles, colores y dejaron correr su imaginación sobre sus lienzos para obsequiar hermosas ilustraciones que se pueden apreciar a lo largo del libro del texto.

Con el tiempo casi por finalizar y todavía con la falta de imágenes nos dimos a la tarea de buscar fotógrafos locales y lanzar un grito de auxilio a los amigos profesores, quizá fue la experiencia más satisfactoria de esta aventura. Así fue como Edgar Lima, Eduardo Luis Prieto Valle, Enrique Fuentes, Francisco Buelna y muchos más respondieron al llamado.   La respuesta fue inmediata, los profesionales de la fotografía cedieron su trabajo, profesionistas y docentes aficionados a la lente nos hicieron llegar sus recuerdos, instantes de tiempo capturados con su cámara que poco a poco empezaron a llenar los espacios vacíos de La entidad donde vivo. Baja california. Tercer grado. Está de más decir que la meta se cumplió en tiempo y forma gracias a todos los colaborador

A diez años de distancia, este 2020, parte de este equipo hemos tenido el honor de ser convocados nuevamente para la elaboración del nuevo libro de texto de tercer año de primaria. Es así como en este momento de pandemia y sin salir de casa hemos trabajando en esta nueva aventura que próximamente verá la luz. Quizá en diez años les comparta como ha sido esta experiencia.