Por Emilio Sanchez Perez

Irapuato es una ciudad relativamente joven, su fundación data del siglo XIX, fechada el 15 de Febrero de 1893, considerada esta la fecha oficial, en base a la cual tradicionalmente se realizan  eventos para conmemorar el aniversario de su nacimiento. El 17 de Noviembre del mismo año, se le corona con la categoría de ciudad, esto generó una fuente de polémica entre los historiadores y grupos que tomaron partido en ambos bandos argumentando cada uno por su lado tener la razón, unos apoyando la del 15 de Febrero y otros la del 17 de Noviembre.

Otras fuentes que fortalecen históricamente esta región es el (Argena) Archivo General de la Nación y el Archivo Histórico de la ciudad, donde se localiza original y copia respectivamente del registro de las Mercedes de Tierra para fundar las estancias, concedidas a los colaboradores de  Hernán Cortés, después de haberse consumado la conquista de México en 1521. De las cuales en torno a esta ciudad son las Mercedes que recibieron en beneficio por sus servicios a la Nueva España, los Españoles  Francisco Hernández el 30 de Abril de 1556 y Don Francisco de Lemus el 6 de Enero de 1576.

Irapuato cabecera municipal que unida a sus ocho comunidades integran el municipio y a la vez forman parte del fértil valle del Bajío Guanajuatense y así como Celaya ciudad que pertenece a la misma entidad federativa le da identidad la Dulcería Mexicana y en Especial su rica cajeta, lo es para Irapuato el cultivo de las fresas mundialmente conocidas.

Entre los atractivos turísticos, Históricos y Culturales que este Municipio ofrece se encuentra su Catedral de impresionante Arquitectura, donde veneran a su santo patrono de singular nombre, La Virgen de Nuestra Señora de “La Limpia”.

Irapuato ciudad de fuerte riqueza industrial, de comercio y de fértiles campos agrícolas, es la tierra donde nació Don Arturo  Aguilera Aguilera “ El Poeta” en el año de 1932 , lugar en el que vivió su niñez y parte de su adolescencia.

El tiempo de asistir a la escuela había llegado para  recibir la enseñanza de los números y las primeras letras,  las posibilidades de estudiar eran optimas solo la situación de no contar con el apoyo de la figura paterna, guía tan necesaria para dirigir los primeros pasos cuando niño es la que nunca existió, siempre vivió  en el amparo y  cuidado  de su señora madre Locadia y bajo el techo de la abuela materna Natividad que con mucho amor les ofrecía, en ese tenor se desarrollaba la vida del poeta, en esos tiempos existía en la ciudad la empresa de cigarros El Águila que contaba con escuela particular para que los hijos de los trabajadores asistieran a clases, ahí trabajaba Don Enrique Vargas en el área de máquinas haciendo trabajo de mantenimiento que unido a Doña Lucia Aguilera lo inscribieron como hijo en esa institución educativa para niños privilegiados, en la  cuál a duras penas curso los tres primeros años de instrucción primaria, El tiempo seguía su curso el niño con el don de poeta continuaba firme aprovechando los estudios para no defraudar a los empresarios de la fábrica Tabacalera “El Águila” y sus tutores por la oportunidad que muy generosamente le habían brindado, un día sorpresivamente por razón desconocida abandono la escuela tal vez cohibido, acomplejado por los ropajes humildes de este personaje alternando con niños bien vestidos hijos de familias de alto linaje, o quizás a esa edad temprana la decepción amorosa que Toñita le causo fue el amor de su vida y fuente de inspiración, así lo consignaba en sus composiciones poéticas cuando escribía

En un ambiente de paz así se desarrollaba la vida del personaje, viviendo en el amparo de Doña Locadia su señora madre y bajo el  techo abrigador de la señora Natividad abuelita materna del poeta.

Doña Lucia Aguilera Arriaga, tía del poeta un personaje de nuestro pueblo, que no se debe olvidar y tenerla presente en la memoria para algunos Doña Lucy para otros La Nana, así la conocían los niños y profesores en la cooperativa de la escuela Boca Negra, donde miro pasar el tiempo y ser testigo de muchas graduaciones que generaban felicidad y tristeza a la vez por la inevitable despedida, disfrutaba de los alegres recreos y mirando jugar a la chamacada y momentos de descanso, nunca negó un favor cuando le pedían fiado, un dulce, un caramelo, una torta o un taco dorado, ella era Doña Lucy o la Nana. La que cada año como buena hija visitaba en la ciudad de Irapuato a su mama Natividad.

En esos traslados frecuentes El Poeta pide permiso a la Señora Locadia progenitora de sus días para viajar con su tía Lucia a explorar nuevos horizontes.

Después del permiso concedido, las recomendaciones y bendiciones emitidas con el gran amor de madre, Doña Locadia vio partir a su vástago el único hijo que había concebido, corría el año de 1944, en esos lejanos tiempos había un tren que unía a dos ciudades la de Irapuato y Guadalajara, por la situación geográfica las familias que ocupaban los bajíos, el de Guanajuato y el de sus vecinos los Michoacanos, les era muy adecuada esta ruta para trasladarse a la capital Tapatía, al llegar a esta gran ciudad se presentaban dos opciones para viajar en tren, una era abordar el Ferrocarril denominado “La Bala” nombre recibido por la rapidez en su servicio.

La otra era comprar el derecho de viajar más económicamente y que por lo tardado en hacer el recorrido de la Perla Tapatía a la Baja California, ese tren era  conocido popularmente con el nombre de “La Burra” y “El Macho Prieto”, La demora de ese ferrocarril consistía en que además de los carros exclusivos para pasajeros, le agregaban  otros vagones para transportar ganado vacuno, caballar o de otra especie, que trasladaban de una región a otra, lo que provocaba que al llegar a las estaciones de entrega se tardaban más de lo necesario.

Guadalajara  ha sido por mucho tiempo el punto intermedio de varios estados de la República Mexicana a donde llegan familias para trasladarse a la franja fronteriza del norte, integrada esta por  Los Algodones, la ciudad de Mexicali, Tecate, y Tijuana, antesala de todos aquellos que aspiran encontrar fortuna en los Estados Unidos de Norteamérica.

Esta fue la ruta que un día de 1944 recorrió en tren El Poeta y su tía Lucia, abordado en la ciudad de Guadalajara, teniendo como destino la cálida ciudad de Mexicali, a partir de este puerto fronterizo. Los caminos de acero en este viaje pasaron a la historia, el nuevo tramo a recorrer según los testimonios recibidos lo hicieron en camioneta así se les llamaba a los pequeños autobuses que recorrían la región, nombre que ostentaron hasta a mediados aproximadamente de la década de los años sesenta, para el periodo que se está tocando seguramente les  tocó vivir la odisea de subir La Rumorosa cuando era un camino de terracería ya que la carretera federal numero dos fue inaugurado ya pavimentada totalmente en el año de 1952.

De la Sierra Alta conocida con ese nombre así La Rumorosa, pocos kilómetros hacían falta para que Doña Lucia y “El Poeta” llegaran a su destino, entre el poblado ya citado y Tecate había un punto donde los camiones hacían su descanso oficial, para subir y bajar pasajeros, este se encontraba en el Rancho Nacho Güero, del cual fue propietario en el siglo XIX, El Sonorense Don Epifanio Gallego López, frente a este Histórico Rancho, a la vera del camino antigua ruta de “Las Diligencias” se localizaba a la señora Rosario Gallego Agreda “Doña Chayo” propietaria de un local donde ofrecía los deliciosos guisos con el sazón Sonorense acompañados de la tortilla de harina y el rico café de Talega.

Al llegar a este lugar, se dirigieron a pie y a paso de bestia hasta el Rancho Canoítas donde ya los esperaban sus familiares, literalmente este rancho propiedad de Don Néstor López Quijada, fue el cuartel de entrada y salida del “Poeta” donde se estableció por muchos años, aquí encontró el rol de trabajo en el que se desenvolvió el resto de sus días y donde experimento la rudeza de las actividades del campo.

Fue Leñero en la sierra Juárez, con el señor Feliciano Mata Fernández, conocido este personaje en el pueblo como “Chano Mata”, esta fuente de trabajo que ya de la historia casi se olvida, fue capaz de mantener por varias décadas su vigencia, sustento básico para que de ella se obtuvieran algunos ingresos y llegara el alimento a los hogares de muchas familias.

Fue peón de ordeña y procesador de quesos, trabajo en estos oficios en los ranchos de Don Raúl, Enrique y Alejandro Arguilez, en Cañada del sol colaboro con el Señor Rodolfo González Mata, para el poeta nada se le dificultaba lo mismo hacia esos quehaceres que pegar ladrillo y emplastarlo, tenía el conocimiento para localizar las corrientes de agua subterráneas y saber dónde hacer las perforaciones que abastecieran de agua lo suficiente el Rancho, sí el terreno era duro o se le atravesaban piedras, conocía también el uso de la pólvora con su cañuela y la capsula preparada como él le llamaba no había obstáculo que se le resistiera, como recuerdo de su obra quedan aún pozos en algunos ranchos.

Era un hombre carismático de esas personas que son bien aceptadas, nostálgico meditabundo con la mirada perdida sin rumbo, talvez pensando en su señora madre, o el añorado terruño o en su amada Toñita, a veces se le sorprendía caminando por las calles hablando solo, no eran más que expresiones poéticas de su gran talento que de esa manera se desahogaba. Se refugiaba por muchos meses en los ranchos  a cumplir con sus labores cotidianas, al regresar al pueblo ya lo esperaba su palomilla fiel, sus amigos Rodolfo Gallego y Mario Brambila “La Chiva” y otros que de la memoria se olvidan, eran buenos para la tomada, para ellos disfrutar de los manjares era el sabroso vino mezcal y el popular tequila.

En una noche bohemia en los bares de Tijuana los parroquianos disfrutaron del talentoso poeta, que los mantuvo atentos platicando, en versos entre copa y copa hasta muy entrada la madrugada, otro día por la mañana el personaje ocupaba en un diario la primera plana exaltando cualidades de un poeta provinciano.

Era un ser humano bueno, atento, educado todo un caballero, sus valores y cualidades le permitían ganarse el aprecio y estimación de la gente. Se inspiró en la mujer, en la autora de su vida, en su Toñita de labios sabor a fresa, en la Virgen Guadalupana en su  querido Tecate, en el Señor Talavera, un hombre espigado, alto y flaco, un ser muy bondadoso lo que expresaba el poeta que a nadie le negaba un taco.

Hizo rimas de las aves y de la hermosa naturaleza del campo a la que le puso fondo musical con su guitarra bajo viejos encinales. El diez de Mayo era un día muy especial no había hora señalada ni protocolo de autoridades para que el poeta subiera al viejo kiosco de concreto del parque Miguel Hidalgo, para homenajear a la autora de sus días ausente y a las madres de Tecate presentes, era la voz de un hombre que amo estas tierras y el calor de su gentes, con la humildad y sencillez que lo caracterizaba daba inicio el homenaje, que entre frase y frase quebrantaban lo más sensible de su ser, sin contener las lágrimas que rodaban lentamente bañando su moreno rostro.

Con frecuencia ocupaba las celdas de la cárcel, o cada vez que la autoridad le daba la gana, no todos los ingresos eran en calidad de preso sino algunas veces eran para que el poeta les declamara, para conmemorar las fiestas de Independencia un año, el poeta estaba detenido, eran las once o doce de la noche de un Quince de Septiembre, llego el momento en que por tradición o costumbre por el Presidente Municipal y la Reina de las fiestas patrias ese día liberaban a los presos, al salir el poeta muy agradecido tendió la mano para saludar al presidente, al cual según los testimonios no correspondió, para algunos que observaron la gráfica lo tomaron como un desaire, para otros el poeta estaba declamándole al presidente.

El delito del poeta es haber caído en el hábito de la tomada, que en ocasiones caminando por las calles en voz alta expresaba sus bellas composiciones esto era causa para recluirlo por horas pero al fin detenido.

Una gran cantidad de poesías las guardaba como gran tesoro  su prima Tere, un día el pide para venderlo a un gringo, quien iba a pensar que ese sería el primer paso que lo encaminaba a la muerte, por ese dinero recibido fue golpeado y despojado  y padecer mucho hasta perder la vida.   El material jamás fue recuperado no hubo respaldo alguno, no había copias escritas hoy se publica un poco de lo que se ha encontrado.

Pueblo Tecate

En el pueblo de Tecate

Yo lo he andado navegando

Y Tecate me ha tratado

Como la pluma volando

 

Es un pueblito bonito

No se le puede negar

En el pueblo de Tecate

Es un solo suspirar

 

Donde yo he andado llorando

Llorando mi soledad

Por los recuerdos que tengo

Hay que tristeza me da

 

A dios pueblo de Tecate

Ventanas y corredores

Donde se aguardan recuerdo

Y se olvidan los rencores.

 

10 de Mayo

Despierta madre despierta

Mira que te estoy cantando

Hoy por ser el 10 de Mayo

Yo te estoy felicitando

 

Con el corazón herido

Y mis ojos llorando

Al ver lo malo que he sido

Y tú me estas esperando

 

Con el corazón abierto

Y tus labios pronunciando

La bendición de tu hijo

Donde el anda navegando

Ya estoy aquí Madrecita

Ya vengo yo a consolarte

Con este ramo de rosas

Que vengo yo a regalarte.